Inicio Deportes La Catedral del Tenis

La Catedral del Tenis

15
0

El certamen de tenis de Wimbledon es el más antiguo, es el tercer torneo de Grand Slam que se juega en el año, precedido por el abierto de Australia y Roland Garros, luego seguido por el abierto de los Estados Unidos. El torneo se disputa en césped como superficie, siendo el único de su categoría, la primera vez que se jugó fue organizado por el “All England Lawn Tennis and Croquet Club” en el año 1877 cerca de Worple Road. El campeonato se trasladó a la actual localidad de Wimbledon a unos 40 kilómetros de Londres, con el objetivo de poder dar lugar a todas las personas que querían ver a Suzanne Lenglen (24 de mayo de 1899 – 4 de julio de 1938), fue la primera mujer en convertirse en tenista profesional, obtuvo 31 títulos de Grand Slam. Estas nuevas instalaciones costaron 140.000 Libras y fueron inauguradas por el Rey Jorge V, aficionado al tenis y su mujer la Reina María. Fred Perry (18 de mayo de 1909 – 2 de febrero de 1995), tenista Británico que comenzó su carrera deportiva jugando al tenis de mesa, llegando a ser campeón del mundo en 1929 y tricampeón de Wimbledon en los años 1934, 1935 y 1936. El complejo fue bombardeado por las fuerzas alemanas, las bombas impactaron sobre el court central y destruyeron también otras instalaciones. Los colores verdes oscuro y purpura son los tradicionales en este torneo y es el único que exige que la vestimenta tanto masculina como femenina sea cerca del 100% blanca. Guillermo Vilas (17 de agosto de 1952), ex tenista profesional argentino ganador de 62 torneos de la asociación de tenistas profesionales (ATP), 4 de los cuales fueron de Grand Slam. Tras hacer sus primeras presentaciones en Wimbledon, sin ganar un solo set y jugando incomodo en las primeras rondas de 1970 y 1972, en una entrevista periodística dijo: “El pasto es para las vacas”. De acuerdo a su personalidad Vilas con solo 22 años en 1974 ganó el Grand Prix, es decir la carrera de campeones y de esa manera se clasificó al Masters que se jugaba en Kooyang cerca de Melbourne, (Australia). En un partido a cinco sets le ganó la final al rumano Ilie Nástase (19 de julio 1946), cuando le entregaron la copa habló para el público y dijo: Estoy muy contento por haber ganado este Masters, hace dos meses me preguntaron qué opinaba sobre el césped y respondí, el pasto es para las vacas, allí se detuvo y luego continuó. Ahora digo que el pasto es un poco para las vacas y un poco para el tenis, el estadio estalló primero en risas y luego en una larga ovación. Aunque muchos le asignaron la autoría de la original frase que para los británicos sonaba a irreverencia, en realidad Vilas la había tomado del español Manuel Santana (18 de mayo de 1938 – 11 de diciembre de 2021), campeón de Wimbledon en 1966. El día de la conferencia de prensa Manolo confesó: Pensar que cuando yo veía todo este verde me decía, que buen alimento para las vacas y ahora pienso tan distinto, un poco para las vacas y también un poco para el tenis. Vilas demostró que, con perseverancia, trabajo y mucho esfuerzo todo es posible, incluso para un jugador que nació sobre polvo de ladrillo, pudiera conquistar el césped. Junto con Roland Garros son los torneos más prestigiosos de todo el circuito, en la que todos los jugadores quieren ganar y hacer historia.

Colaboración: Agustín Eduardo Maisterra

 

Artículo anteriorLa Cultura
Artículo siguienteHumor